Estableciendo puentes...

Raúl Sánchez Pérez

El “Corazón” es la principal bomba del cuerpo, es el encargado de enviar nutrientes y recoger tóxicos de todo el cuerpo. Su funcionamiento es delicado y sutil, como toda la fisiología humana, y sin duda su relación con el resto de órganos es clave. Desde hace 2-3 décadas la superespecialización de la Pediatría es imparable.  Creemos que es importante el crecimiento de las especialidades  en medicina para seguir mejorando y poder aportar más a nuestros pacientes. Pero las tendencias, siempre son de ida y vuelta, y tras un periodo de consolidación y crecimiento de las especialidades pediátricas, no nos podemos olvidar de establecer puentes con otras superespecialidades, porque el paciente no es sólo un corazón, o un cerebro o dos pulmones, es un “todo” que siente, sueña y quiere vivir mejor cada día. Por eso desde hace dos años, estamos empeñados y creemos que hay que restablecer conexiones con otras especialidades íntimamente vinculadas al corazón. Hace dos años fue el cerebro (Curso Corazón y Cerebro), con todo lo que significa la importancia del sistema nervioso en nuestra calidad de vida, y hace un año fue el pulmón (Curso Corazón y Pulmón), órgano hermano del corazón y probablemente el más relacionado. El próximo año, abriremos un puente entre la Oncología Pediátrica y la Cardiología, donde invitaremos a los mejores especialistas de ambas especialidades a nivel nacional para dialogar, debatir y exponer como influyen y se relaciona la función cardiaca en las fisiopatología y el tratamiento de las enfermedades oncológicas.  Serán dos días, los días 24-25 de Enero, del 2019, en el Hospital La Paz de Madrid. Más información próximamente. Os esperamos.  Aquí nuestra reflexión semanal.

LOGO 2019.jpg