Celebrando el 2º trasplante ABO incompatible en el Hospital La Paz

Federico Gutiérrez Larraya

El trasplante cardiaco es la única solución posible para una serie de niños con enfermedades del corazón, tanto  congénitas como adquiridas, para las cuales no hay posibilidad de tratamiento. Su  esperanza de vida a corto plazo si no se realiza un trasplante es muy limitada. 

La donación de órganos, incluso en nuestro país que goza de la mayor  tasa mundial  de donación en otros grupos de edad, es muy limitada en la infancia sobre todo en el caso de lactantes y recién nacidos. El tiempo en lista de espera es prolongado y la gravedad de las enfermedades provoca una alta mortalidad en lista de espera.

Una de las posibilidades de mejora para limitar la carencia de donantes es el desarrollo de los trasplantes con incompatibilidad de grupo sanguíneo. Los trasplantes cardiacos se realizan en general entre pacientes del mismo grupo sanguíneo  o de grupos sanguíneos compatibles siguiendo las mismas reglas que se siguen para las transfusiones sanguíneas. En los primeros meses de vida, sin embargo, en general antes de los 15 meses, los niños no suelen haber desarrollado anticuerpos frente a otros grupos sanguíneos y no desarrollarían reacciones adversas y podrían aceptar un órgano de donantes de otros grupos sanguíneos. Estos trasplantes se conocen como trasplantes con incompatibilidad de grupo sanguíneo (ABOi) y aunque son minoritarios, se realizan  con seguridad  desde hace dos décadas especialmente en Canadá y en Inglaterra donde se ha constatado una reducción del tiempo en lista de espera y de la mortalidad en lista de espera. La supervivencia de los pacientes trasplantados con incompatibilidad de grupo es similar a la del resto de pacientes trasplantados con órganos de donantes compatibles.

Para el desarrollo de estos programas es necesario seguir unas  pautas específicas en cuanto a las transfusiones de componentes sanguíneos y adoptar protocolos de trasplante que presentan algunas particularidades específicas. Antes de que se establecieran estos programas se rechazaban donantes apropiados para los niños pequeños habiendo pacientes graves de otros grupos sanguíneos en lista de espera de trasplante.

Nuestro hospital, así como otros grupos españoles de trasplante cardiaco infantil,  ha desarrollado un protocolo específico para realizar trasplantes con incompatibilidad de grupo y hemos llegado este año 2018 a un consenso nacional para tomar las medidas adecuadas para evitar la pérdida de donantes en este grupo  de edad.  Estas medidas ayudarán a disminuir la mortalidad en lista de espera y  a mejorar la supervivencia de los niños con insuficiencia cardiaca grave que se incluyen en la lista nacional de trasplante cardiaco.

IMG_2786.JPG